24 de octubre de 2014

JUEGO DE TRONOS: LA TRAMPA DE PABLO IGLESIAS

NOTA DEL EDITOR DE ESTE BLOG
“Nadie combate la libertad; combate, a lo sumo, la libertad de los otros. Por tanto, todas las libertades han existido siempre, sólo que unas veces como privilegio particular, otras como derecho general” (Karl Marx, Gaceta Renana. “Debates sobre la libertad de prensa”)

"La libertad de prensa. ¿Qué quiere decir esto?; puede querer decir dos cosas: “a) la libertad que tiene la prensa (es decir: los propietarios de los medios de prensa y los profesionales por ellos contratados) para publicar aquello que quieran, y b) la libertad que todos los ciudadanos tienen de utilizar la imprenta (combinada con otros medios de comunicación) para comunicar sus puntos de vista a los demás y, lo que es lo mismo, el derecho de todo ciudadano a conocer los puntos de vista de otros ciudadanos por los medios de comunicación de que se disponga" (Felipe Martínez Marzoa. De la revolución

Hace ya tiempo que algunos adquirimos la conciencia de que la libertad de información acaba donde empieza la libertad de empresa y que los medios del capital y otros que pretenden, sólo aparentemente, no serlo aplican la doctrina del silencio ante la denuncia de aquello que a quienes mandan en las redacciones y al poder económico que está detrás de ellas no le interesa que se conozca, incluso aunque reciban información acerca de quienes aparentan ser sus enemigos. 

A ellos, en todo caso, no les interesa combatirles, aún cuando parezcan escribir de manera denodada contra ellos, sino, simplemente condicionarles, reorientarles...a pesar de que muchas veces ya vengan reorientados de casa. 

Nadie se engañe. Lo que no aparece en los medios de comunicación oficiales tiene muy poca posibilidad de prosperar si estos no acaban por hacerse eco de lo que surge fuera de ellos. Casi siempre que parece que esta ley es desafiada, uno acaba por encontrarse periodistas de medios empotrados dentro de ese mundo “empoderado” que promete la salvación de la humanidad desde las llamadas redes sociales. Y en esos casos, tengan ustedes claro que hay intereses económico-políticos y mediáticos en que esa “voz empoderada” prospere. Intereses económicos que les llevan a formar “líderes”, crear community managers y, en muchos casos, profesionalizarlos con su sueldo correspondiente. Si un Estado no tiene enemigos se los crea a su medida. Es lo que se conoce como disidencia controlada. De esa desde las revoluciones árabes y los indignados hasta hoy ha habido mucha.

Un grupo de personas que no tenemos empacho alguno en reconocernos de izquierdas encontramos hace algunos días un conjunto de trampas, mentiras, ardides, atajos y juegos sucios practicados desde el mundo digital de Podemos, un partido que en sus más de 6 meses de vida no ha logrado convencernos de que no es otra cosa que realidad virtual, impulsada desde los poderes fácticos, políticos y mediáticos del capital para llevarnos a una segunda transición lampedusiana, lo que es muy distinto de la ruptura que pretende publicitarnos. 

Quien nace bajo el signo del embuste, no reconocerá lo cierto ni aunque le muerda la nariz. 

Sin más, les dejo el texto que fue enviado a todos los medios principales de comunicación del país, de todas las tendencias, y que no parece haberles resultado de interés. Ellos sabrán porqué. Nosotros también.

Colectivo Máximo Gorki
JUEGO DE TRONOS: LA TRAMPA DE PABLO IGLESIAS
El objetivo de este documento es denunciar ante los medios de comunicación una serie de irregularidades constatadas y demostradas en todo el proceso de constitución e implantación de PODEMOS en este país.

VOTACIONES.
Muchas eran las voces que apuntaban que se podía votar más de una vez dentro de la web, ingresando diferentes perfiles. Por supuesto perfiles falsos.

En plaza Podemos, cualquiera puede entrar y crear distintos perfiles , incluso desde un mismo pc, si esperas 10 minutos entre creación de uno y otro.

Pero, ¿era posible votar con los mismos perfiles? Nos decidimos a comprobarlo:
1.- Creamos un perfil de una persona imaginaria, en este caso MARTA LOPEZ RIDRUEJO, residente en Calafell , nacida el 01/01/1968.
2.- Nos inventamos un DNI y fuimos a buscar la letra que le correspondía:


3.- Entramos en la web e iniciamos el registro:


4.- Ingresamos un domicilio nuevamente  ficticio:

5.- Aceptamos las condiciones generales e ingresamos el captcha:



6.-Hemos recibido un e-mail de confirmación del registro:



7.- Entramos a votar después de solicitarnos un teléfono móvil al que nos envían un sms con el código


La única credencial que necesitamos para entrar en la página de podemos es “un” e-mail  en este caso un e-mail en desuso, y una triste contraseña de 6 cifras ( numérica, no es necesario ni una contraseña alfanumérica que dificultaría en todo caso la entrada de un intruso)


Vamos a “agoravoting”:


Emitimos nuestro voto :


y podemos cambiar nuestro voto, tranquilamente.


Esto nos lleva a pensar, que si nosotros podemos cambiar nuestro voto simplemente con el localizador, que es muy sencillo manipular estos mismos votos con acceso al servidor, o simplemente con el acceso a los listados de votantes.


La cuestión del cambio de voto es especialmente importante. ¿Imaginan ustedes que durante el proceso de votaciones en un colegio electoral alguien se arrepintiese de su voto, abriese la urna, sacara el voto emitido y lo cambiara por otro? Son una irregularidad y una ilegalidad flagrantes.


Dice el texto de la fotografía: "Mientras que la votación esté en curso, puedes cambiar tu voto votando de nuevo. Tu voto nuevo reemplazará al voto emitido anteriormente." ¿Con qué objeto se permite esta ilegalidad? Con la intención de que, como el proceso de votaciones durará esta semana, dé tiempo a que los miembros de Podemos sufran la presión de Pablo Iglesias y su equipo en sus redes sociales (Plaza Podemos y otras); presiones del tipo  si no gano me voy, el que pierda que se eche a un lado, no consenso,... Ello unido al cambio producido a última hora de las reglas de votación (votar documentos en bloque en lugar de uno por uno. Echenique sólo presentó el documento de organización) convierte todo este proceso en una farsa obscena, en un pucherazo antidemócratico y en un golpe de Estado interno.

SEGUIDORES
No hace demasiado tiempo, saltó a los medios de comunicación la noticia de que el presidente del Gobierno Mariano Rajoy, había “comprado” falsos seguidores en twitter causando un escándalo en las redes.

No es menos sorprendente el caso de Podemos, en cuanto a su líder, Pablo Iglesias, se refiere.

Viendo el ascenso a los cielos de su popularidad, nos pusimos manos a la obra a “investigar” de dónde venía este ascenso quasi divino.



En la anterior imagen, vemos como el 80% de los seguidores de Pablo Iglesias son sospechosos o vacíos. Incluso la propia herramienta alerta de este hecho, llamando a actuar inmediatamente.

Para intentar contrastar la precisión de la herramienta y ver que los resultados son fiables, analizamos un usuario cualquiera de twitter con pocos seguidores pero que en su mayoría sí son conocidos por él.

Efectivamente, la herramienta muestra como sólo el 8% de sus seguidores son sospechosos o vacíos, lo que pueda dar una muestra de la buena fiabilidad de la misma. Ese porcentaje es residual, ya que, por desgracia, hay usuarios de twitter catalogados como fraudulentos porque se dedican sólo a seguir seguidores y poder obtener así seguidores de vuelta.


Para ello, hemos utilizado la herramienta Fake Followers de Social Bakers que se puede encontrar y utilizar en este enlace  http://www.socialbakers.com/twitter/fakefollowercheck/

No nos confiamos con el resultado e intentamos ir un poco más allá y nos encontramos con miles de contactos como estos (no hemos puesto todos los pantallazos por razones obvias). Usuarios sin fotos de perfil, sin descripciones y de otros idiomas:



Para que no se nos pudiera tildar de embusteros, o interesados o algo parecido, echamos mano de otra página de medición y nos dio estos resultados en pocos días de diferencia, a la vez que seguíamos recopilando pantallazos de los ya famosos “huevitos güeros” (dichos así porque están vacíos y no hay perfil real detrás). La página en cuestión se llama Tuitocracia, y el 16-10-2014 informaba de una subida inesperada de seguidores de Pablo Iglesias.

Incluso, utilizando nosotros mismos la herramienta desarrollada por Tuitocracia, la cual analiza el aumento de seguidores por día y por semana, vemos como el aumento de seguidores de Pablo Iglesias es muy desproporcionado respecto a Mariano Rajoy.



Datos recogidos a 21-10-2014, cuya herramienta está disponible en el siguiente enlace http://www.tuitocracia.info/#/clas/Pol%C3%ADticos
Pues bien, el sistema desarrollado por Tuitocracia también muestra una alerta de que el aumento de seguidores de Pablo Iglesias en Twitter es anómalo.


Llegados a este punto, no nos queda mucho más que decir, simplemente que esperamos que saquéis a la luz pública este fraude con nombre propio que se llama PODEMOS.


Además, como referencia de otro tema acerca de PODEMOS, que también está siendo causa de nuestra investigación está la dudosa financiación del “partido”:


Quedamos a la espera de vuestras noticias,


Saludos cordiales,
Jean Paul.
Roser.
Vicente.

POST SCRIPTUM: Día y medio después de enviarles este texto, aún estamos esperando sus respuestas y ecos de esta denuncia, señores de los medios de comunicación "críticos e independientes".

21 de octubre de 2014

ESOTERISMO Y NEGOCIOS GIRAN ALREDEDOR DEL PLANETA PODEMOS

Por Marat

Posmodernidad y new age, como productos ideológicos del capitalismo, se entrecruzan en muchos aspectos. Uno de ellos, y el que me interesa particularmente en este análisis, es el del asalto, no a los cielos, como afirmaba, tomando la cita de Marx, cierto sujeto este pasado fin de semana en el cónclave de su secta, sino a la razón; a esa razón ilustrada del siglo XVIII que ha ido llevando a la humanidad desde hace siglos desde la oscuridad, la magia y la ignorancia hacia el conocimiento y el saber científicos.

En ese asalto a la razón, afirman sus propagadores que el mundo se ha vuelto especialmente peligroso y hay que desconfiar y rechazar el saber científico. Una Nueva Era de espiritualidad, chamanismo y ayahuasca debe sustituir a aquella. La irracionalidad del misticismo, la medicina holística, el karma, la teosofía, los caminos para la iluminación -mejor si van acompañados de alguna plantita o seta alucinógena que le ilumine a uno como los focos del campo del Real Madrid- que acompañen el despertar o la modorra del iniciado y la creencia en las más extravagantes teorías de cosmos interconectados, polvos de estrellas y efectos mariposas son pasos necesarios hacia el autoconocimiento y un cuelgue mayor que el de Dumbo haciendo puenting.

Esoterismo, sectas, flores de Bach, curanderismo, reiki, terapias alternativas, metafísica, conspiracionismo,...son las nuevas banderas de un tipo de frikis que han dejado atrás sus complejos de raritos y ahora se exhiben con orgullo como parte de la tendencia de lo “nuevo”

El supermercado espiritual de sectas y esoterismos varios es parte de la superchería ideológica que vende un capitalismo en tiempos de crisis para ablandar mentes, alienar a seres humanos y producir dosis masivas de idiotización individual y colectiva. La paradoja es que esta forma de enfermedad mental inducida se “vende” como salud y sanación de los males que nuestra sociedad y renta sus buenos réditos económicos.      

Cuando vi este vídeo en que un grupo de sectarios podemitas jugaban “al corro de la patata” en un aquelarre en el que invocaban la fuerza de Podemos, en plan Star Wars, siendo buena parte de ellos personas cercanas a la edad provecta y candidatas a los viajes curativos del IMSERSO a Lourdes, me dije: “el cuelgue de esta gente no se hace sólo con varitas de incienso. Estos tienen que pegarle  duro a algo más fuerte”. En aquel pandemónuim sólo faltaba en el centro del Círculo mágico el gran buco: PIT, que no Brad, en forma de macho cabrío fertilizando a jóvenes y abuelas y otros entusiastas masculinos desde el centro del pentáculo en un ayuntamiento carnal que consagrase su liderazgo entre sus prosélitos. 


Estoy convencido de que el azote del pasado sábado en el cónclave podemita de Vistalegre al divino y ya adorado culo de PIT que no Brad -debe ser reverenciado a partir de ahora en estuche dorado y enjoyado cual Santo Prepucio del Niño Jesús- vino de una que llegó tarde a la invocación del macho alfa en dicha reunión de nigromantes y se quedó con las ganas. 

Cuando supe de la existencia del Círculo Podemos Terapias Naturales, que ha vivido un período turbulento, primero como Círculo no oficial, luego Círculo ya reconocido en la página de podemos.info (lo vimos miles ¿vale?), para volver ahora mismo a no oficial -creo que una de las pocas victorias que van a permitir al otro Pablo, Echenique-, pero tampoco públicamente desautorizado; cuándo conocí la existencia de dicho Círculo, decía, llegué a las siguientes conclusiones:

a) Que en un partido cuyo Mesías se compara con Clint Eastwood, con “una mujer guapa que entra al bar y se encuentra rodeada de babosos” para finalmente asegurarnos que no es un macho alfa- ¡qué follón de identidades!- después de decir que los que pierdan en el cónclave tienen que quitarse de enmedio (“El hombre y la tierra”. Felix Rodríguez de la Fuente. Capítulo: “choque de astas”), cualquier chalado puede encontrar refugio en este sindios de movimiento-partido-quebrado o lo que sea. 

b) Que este Círculo de “medicina” alternativa conecta muy bien con la mentalidad de los bailones antes expuestos y con algunas señoras progres que he ido conociendo desde hace tiempo, de ideología clase media, chalet adosado, cosmopolitas y enamoradas del nacimiento del sol en algún territorio turístico de Perú y del canto de las ballenas árticas como música de encuentro con su yo más personal e íntimo.  

Dichas estas boutades, que les aseguro que tienen mucho de reales, y como no me gusta sacar un solo pie fuera del texto/tiesto, hacer demagogia o mentir ni un tantico así iré desgranando algunos detalles en relación con Podemos Terapias Naturales:

1.-Entrar en ese Círculo es penetrar en el octavo anillo del infierno de Dante (el fraude): mentalismo para ingénuos nivel Jodorowsky. Valgan, a modo de ejemplo, algunas perlas:

1.1.-Los pensamientos curan más que los medicamentos. Seguramente será una gran terapia para el cáncer, la cirrosis, los infartados y la úlcera de duodeno. También para el SIDA y el ébola. ¡Ommmmmmm!Por cierto, la página de la que está sacada no tiene desperdicio. Va de mentes galácticas y platillos volantes. 


1.2.-La malaria se cura en 24 horas  con el MMS (Suplemento Mineral Milagroso, por sus siglas en inglés). No estoy tomándoles el pelo. Estos dementes estilo Cuarto Milenio estarían dispuestos a matar a su propia madre si eso vende el remedio prodigioso. 

1.3.-Difusión de que algún sistema de salud extranjero ha integrado, aunque sea mentira, alguna de las técnicas de hechicería, es una de las actividades preferidas por el Círculo Podemos Terapias Naturales. Quizá logren curar las hemorroides por la vía de la imposición de manos, lo que acercaría la medicina naturista a  las chifladuras de la fallecida demente de El Escorial. 

Los practicantes de este tipo de vudú suelen asegurar que tienen la carrera de medicina, lo que parece otorgarles el derecho a la sangría con sanguijuelas, la práctica del curandero filipino y del sanador milagroso al gusto de cualquier página de esas que con tanto entusiasmo divulgan los más ignorantes y necesitados de esperanzas por falsas y tramposas que éstas sean. 

1.4.-Si ante tal necesidad de fe en la salud existe un/a prescriptor/a popular, por mucho que se engulla, con o sin tónica, todos los Beefeater de Buckingham Palace, poco importará que sea reina y parezca contravenir lo que ya sabemos que es inexistente: republicanismo de Podemos. Isabel de Inglaterra también le pega duro a los homeopáticos. Esta mujer no se priva de nada. 

No faltan tampoco en el facebook de Podemos Terapias Naturales las referencias a la monja admirada por zumbados, Teresa Forcades, que parece saber más que toda la comunidad científica, médica y farmacológica para decir que las vacunas son un invento del diablo. 


Mientras tanto, además de intentar vender las excelencias de sus supercherías, los miembros de los distintos Podemos Terapias Naturales que son grupos abiertos (también hay algunos de tipo local cerrado) se dedican a atacar, sin pudor alguno a a la medicina convencional, que es la real, y a la industria farmacéutica. Cierta que la imagen que la gran mayoría de las personas tenemos de la industria farmacéutica es de una poderosa mafia pero sus medicinas curan, no matan y, cuando lo hacen, no constituyen la norma sino la excepción, siendo en muchos casos penalizadas por los efectos nocivos de determinados medicamentos, lo que es lógico. Si la homeopatía tiene algo positivo es que, en el mejor de los casos, no es otra cosa que un placebo.

En Podemos Terapias Naturales Baleares, de acuerdo a la cultura fenicia y mediterránea, las conexiones entre secta podemita y negoci se hacen más evidentes. Me refiero a las Jornadas organizadas por al Institut Talent Global y Permacultura y difundidas por el Círculo podemita aludido (1). Ofrecían formación -atención tropa- en liderazgo (y es que Podemos es muy moderno y horizontal: acomódate en posición decúbito prono que vas a recibir toda la verticalidad empoderada en estos días) para este fin de semana pasado. Los que no fueran bien empoderados por su líder en Madrid tuvieron la posibilidad de recibir tal epifanía en las islas. 

2.- Veamos el caso del seguidor y miembro de Podemos Terapias Naturales más significativo: Miguel Celades Rex


Miguel Celades Rex, se promociona en facebook más que las pelis de Torrente. Tiene cinco perfiles, todos ellos con el mismo nombre. Algunas de las  imágenes con las que lo hace demuestran que es un hombre sin complejos. La foto con el tocado de Tutankamon merece ser enmarcada a la altura de las actuaciones más estelares de Cañita Brava. Como hombre orquesta en el mundo de los negocios combina, entre otras variantes profesionales, la ufología (OVNIS), con el Reiki y colaboraciones en la COPE. En casi todos sus perfiles de facebook, si no va de tuerkero, lo hace de podemita de uno o varios Círculos. 

Este sujeto es el organizador de congresos nacionales e internacionales sobre conspiracionismo (2) con sus consiguientes posibilidades de negocio, aunque parece que en términos económicos Celades es más tonto que Pichote, que vendió el coche para comprar gasolina. . 

Miguel Celades nos abre camino al proceloso Muuuundo Misteriosoooo de la publicación sectaria, y de negocio, “Ciencia y Espíritu” -un título con dos coj... y una patada en los mismos a la ciencia- donde se promociona a Podemos como la continuación del 15M (3). Interviene, entre otros, un tal Juan Carlos Rey. No es coña, es que se conjuran los astros con la voluntad de empoderar -¿o es emporrar?- al “soberano” por la vía del nombre y el cosmos interconectados. “Rappel al aparato: dígame.”

Un bloguero serio, defensor de la ciencia y contrario a las pseudociencias, ligado a movimientos ateos y agnósticos les da racional y científicamente a mano abierta a estos vendededores de baratijas (4) de Podemos Terapias Naturales.

Tras esta variedad de despropósitos sectarios, metafísicos y esotéricos nos encontramos la parte dura. Esa que la vieja cultura judeocristiana siempre ha esquivado como si perteneciese a su lado oscuro: el dinero. 

Podemos, una organización con muy pocos miembros reales, fuera de los tantos mil ficticios inscritos (son, de golpe, más de 160.000 tras los 132.000 de hace unos días y han votado en su proceso congresual, cónclave o asamblea de otoño, menos de 39.000. Raro, raro, raro) tiene sus dineros, sus crowdfundings, sus “donaciones”, sus ingresos por europarlamentarios y toda su arquitectura financiera en Triodos Bank.

Triodos Bank, calificado como banca ética (luego hablaremos de qué tiene de tal) ha sido vinculado a una secta cuya pensamiento se conoce como antroposofía, una escuela de tipo esotérico fundada por el ocultista austriaco Rudolph Steiner, que a los nueve años creía ver fantasmas. 

Este tipo de sandeces se encuentra muy en consonancia con las ensoñaciones giliprogres de la new age, que de gili tiene mucho y de progre nada pero los pequeñoburgueses pseudoizquierdistas degluten este tipo de basura como si se tratase de caviar iraní. En cuanto les hablan de banca ética, Pachamama, capitalismo de rostro humano o huertos urbanos van lanzados a comprar el fraude como un tren bala. A poco que se busque se encuentra el punto de mala conciencia de cualquier desclasado que se cree clase media. En mayor o menor medida quiere emular con 20 euros el espíritu “benefactor” de Bill Gates y además pretende que quede claro que lo suyo, como lo del jodedor de Microsoft, no es caridad sino solidaridad. Perdón, ahora lo llaman empatía. 

En 2012, el bloguero Mauricio-José Schwarz, defensor del pensamiento racional y científico y persona dedicada a combatir el oscurantismo esotérico, denunciaba el carácter de secta ocultista de esta entidad financiera en su blog “El retorno de los charlatanes”, dedicado a combatir el pensamiento mágico, la irracionalidad y la tontuna paranormal. Merece la pena leer el artículo mencionado sobre la secta en la que se asienta Triodos Bank (5). 

Llamativamente, Triodos Bank, en lugar de desdeñar esta información y considerarla como la opinión de un excéntrico, denunció ante blogger (el alojador de bitácoras en línea) dicho artículo, con el fin de que fuera eliminado. Afortunadamente, Triodos Bank no es aún tan poderoso como para imponer este tipo de restricciones a la libertad de información y expresión. 

Si alguien tuviera la tentación de negar los vínculos entre Podemos y un banco sectario como Triodos Bank bastaría para zurrarle en las narices con el argumento contundente (6)
Por cierto, Triodos Bank reconoce que dentro de su carácter altruista y ético se encuentra una política de donaciones a proyectos a través de su Fundación. Dejo aquí la cuestión y que cada uno saque sus propias conclusiones.     

Sin afirmar ni negar nada, quiero señalar una cuestión que ha sido puesta de relieve por otro blogguero y es el extraño fenómeno observado el pasado sábado 18 de Octubre en cuanto a donaciones y número de donantes del crowfunding organizado para el proceso conferencial que actualmente está viviendo Podemos. En su blog (7), el autor señala, que tras haber realizado dos capturas de pantalla en distintos momentos del día detectó un comportamiento claramente anómalo, especialmente en lo que respecta al número de donantes y, en cierto modo también, de cantidades donadas en cada uno de dichos momentos.

Lo detectado, por el mismo le llevó a titular el artículo en el que observaba dicho fenómeno del siguiente modo: “¿Está la casta financiando a Podemos?”

La primera captura de pantalla realizada por dicho blogger señalaba que a las 11:33 de la mañana, el contador de Podemos reflejaba que se habían recaudado 70.967,24 €, donados por 35 personas. Echen cálculos y verán que sale a algo más de 2.000 euros por donante, lo que indica un alto grado de generosidad y de nivel económico de ese reducido colectivo de personas. 

Pero a las 3 de la tarde, la cifra donada no había aumentado mucho, siendo de 72.518,19 €, si bien la cifra de donantes se había disparado ya a las 199 personas. 

A pesar de estar ya mucho más compensados donantes y cantidad donada, aún seguía siendo muy elevada la cuantía media correspondiente a cada persona (unos 364 € por donante), como muy bien señala el autor del citado blog. Francamente resulta extraño, y anómalo ese resultado. 

Y lo es mucho más aún que la cifra recaudada hoy martes 21 de Octubre a las 9 de la mañana ha subido en menos de 14.000 € (86.187,00 €) respecto a la última comprobada por el mencionado blogger y, sin embargo, la cifra de donantes se haya disparado abismalmente en este último período hasta los 1.971.

Algo no encaja. Parece como si se estuviera “ajustando” cada vez más aceleradamente el número de donantes a la cifra recaudada pero sin que esta suba, ni mucho menos, en la proporción en la que lo hacen los donantes. 

Ahora la media por donante resulta mucho más “presentable”: 43,73 €. Me sigue pareciendo un alta por persona, dada la situación económica de la mayoría de asalariados de este país y de los casi 6 millones de parados, pues estamos hablando de unas 7.000 de las antiguas pesetas por cabeza. 

Algo no me cuadra. Me resulta extraño y un tanto sospechoso. Como bien dice el blogger que hizo estas comprobaciones, Miquel Villanueva, que así se llama el autor, sería interesante que esos medios que tanto apoyan a Podemos se tomaran el interés de investigar esta cuestión. 

Volvamos de nuevo a Triodos Bank. Sólo un par de apuntes más en relación con este “banco ético”. Triodos Bank ha mantenido vínculos con la Fundación Internacional O´Belén, entidad que ha recibido múltiples denuncias por maltrato a la infancia en España donde al menos 3 niños perdieron la vida entre 2007 y 2011 en sus centros de menores. Por otro lado, entre las iniciativas que financia se encuentran las clínicas homeopáticas, auténtico placebo para desesperados con suficiente dinero para ir más allá de la sanidad pública, que estará siendo destruida por el capital y sus gobiernos pero en la que trabajan médicos de verdad y no titulados en medicina que hacen de prestidigitadores de la salud. No parece un ejemplo de banca ética. ¿No les parece?

Llegados a este punto caben algunas reflexiones.

La primera de ellas es que Podemos es como esos pupitres de primaria bajo cuyas superficies es mejor no pasar la mano para no encontrarse las desagradables sorpresas llamadas cazcarrias, dejadas por infantiles hurgadores de narices. Desde el Círculo Musulmanes hasta los Círculos Terapias Naturales, extendidos como hongos por diversas regiones, pasando por el Círculo UIP -los antidisturbios pega-hostias-, el de Espiritualidad Progresista o el Círculo Católico, todos ellos exhalan un pestilente hedor nada reconfortante para quienes crean que Podemos trae un aire fresco y renovado. 

La segunda es que Podemos ni admite ni rechaza los Círculos más impresentables. Simplemente sumerge discretamente los que resultan socialmente más impresentables sin desautorizar públicamente su existencia. Consiente y deja hacer por aquello del aluvión. Estos días pre y post cónclave el contador de inscritos parece un cohete propulsado por una guindilla. Lo mismo se pasa de vueltas. Es llamativo que no descuente bajas porque se están produciendo y no son pocas. Pero, si se trata de contar una peli de romanos, lo mismo van a estar dando vueltas cien de ellos varias miles de veces. Se acaba notando cuando se ve que las participaciones reales dejan los aforos a medias, como esas calvas poco honrosas que no hay modo de disimular.


La tercera de ellas es una interrogante: ¿qué tiene podemos para atraer algunos perfiles de público tan estrafalario como el señalado en este artículo y en otros anteriores? Puede que tenga que ver con esa convocatoria tan inclasificable: ni de derechas ni de izquierdas, ni republicana ni monárquica, ni unitarista ni independentista, ni chicha ni limoná. Ese tipo de partido en el que un sujeto con coleta enseña dientes de chacal para dar miedo pero acaba reculando y suavizando todas las propuestas políticas que antes traía. En definitiva, Podemos es como un flato, cuya liberación satisface a todo el que lo sufre pero que no aporta un aroma especialmente exquisito al ambiente. 

Puesto que el ambiente económico, social, político y anímico en general está muy cargado, no debe sorprendernos que recalen en él todo tipo de pelajes, incluido los esotéricos, zumbados, conspiranoicos, aplicadores de ungüentos mágicos, amigos de Cuarto Milenio y buscadores de siluetas de la Virgen del Perpetuo Socorro en una galleta campurriana, todos ellos animados por un espíritu de empresa y de interés por el estipendio que un cazafantasmas que se precie debe sentir.  

La voluntad del científico y eurodiputado Echenique, hombre cabal y cartesiano, que sentenció que los chemtrails sólo eran nubes, para disgusto de rafapalianos tronados, ha limitado, de momento, la penetración de los iluminatis de medio pelo dentro del mundo podemita, confinándoles al rincón de los chiflados pintorescos y de los listos al calorcito del negocio a cuenta de los tonti-locos o necios y panolis con algún desequilibrio mental. 

En cualquier caso, cabe decir que el mundo sectario de Podemos va mucho más allá de los lunáticos  con carné. Escuche el fanático fervor exacerbado de la pablitis aguda, pruebe luego a criticar a Podemos en una red social y verá que se han quedado vacíos los manicomios y que los psicópatas más gores avanzan hacia usted con la motosierra a toda pastilla.

Desprogramar a personas que recuerdan a las programadas con técnicas de PNL, tan queridas por las sectas, es un trabajo muy arduo. El desenganche es siempre individual y trabajoso y suele dejarles un vacío, el de la desilusión y la decepción. 

Mientras tanto, no nos sorprenda que haya en Podemos quienes proponen que sor Lucía Caram, la monja mediática, sea otra de las líderes de Podemos. Parece que el enchufe de los electrodos desde el televisor al cerebro o desde Internet al mismo lugar es lo que determina las fobias y las filias, las pasiones y los odios del ciudadanito desclasado y necesitado de pastores. 

Pero no nos engañemos, la monja de la tele es una más dentro del fenómeno circense de adocenamiento al que conduce la abducción mental masiva de quienes creen que el esfuerzo de pensar por sí mismos está sobrevalorado. 

En todo caso, dentro del estilo habitual de la iglesia católica, esta señora y su tono dulzón son el Hemoal caritativo, pasado por el marketing reformado de los nuevos tiempos vaticanos,  para las hemorroides que nos producen a la clase trabajadora el capital y sus esbirros políticos, tengan estos la cara que tengan y se presenten como realistas, planos y frustrantes o como adormecedores ilusionistas con apariencia de nuevos, abiertos y distintos. No apague su pantalla, no desconecte su receptor, no toque los botones de su mando a distancia. Controlamos su mente y la realidad tal y como usted la percibe. 



NOTAS:
(1) https://www.facebook.com/podemos.ibiza.terapiasnaturales/posts/777545622360517
(2) http://www.interviu.es/reportajes/articulos/un-catalan-dirige-los-congresos-de-todo-tipo-de-gurus-de-las-teorias-conspiranoicas
(3) http://cienciayespiritu.wordpress.com/congresos-cye/juan-carlos-rey-y-jose-martinez-con-la-charla-podemos-y-otros-partidos-son-la-continuacion-del-15m/
(4) http://varyingweion.blogspot.com.es/2014/06/podemos-aceptar-pseudociencias.html
(5) http://charlatanes.blogspot.com.es/2012/08/antroposofia-la-secta-y-su-banco.html
(6) http://podemos.info/sendy/w/dHgt892jr6q33Hy892F2YBGeeg/Z9S2f0RGWHUmx7633vkbiHTg/OPVCllDcDRdZFyYP7Itd2g
(7) http://miquelvillanueva.com/2014/10/esta-la-casta-financiando-a-podemos/

NOTA DEL EDITOR DE ESTE BLOG: Quizá también le interese: 
"Juego de Tronos: la trampa de Pablo Iglesias": http://marat-asaltarloscielos.blogspot.com.es/2014/10/juego-de-tronos-la-trampa-de-pablo.html

13 de octubre de 2014

MIRANDO A UNAS IZQUIERDAS DESORIENTADAS, ACOBARDADAS Y AGONIZANTES

Por Marat

Mucha agua ha corrido bajo los puentes de las izquierdas desde que éstas se felicitaron por la rápida extensión del Estado del Bienestar tras la II G.M., que mucho antes había comenzado el Canciller alemán Otto von Bismark. 

Desde al menos 1948 las izquierdas han gestionado el resultado del pacto social con el capitalismo. Un Estado del Bienestar que logró en primer lugar niveles elevados de consumo entre las clases trabajadoras y medias, cierta redistribución social de las rentas nacionales y formas de salario indirecto que protegían sus vidas. Todas ellas fueron posibles, dentro de una estructura mundial capitalista, porque existía un interés mutuo entre el reformismo de un sector de las izquierdas y el proyecto de desarrollista y de crecimiento del capital. Ese interés compartido se llamó pacto social.

Tampoco debemos olvidar que una parte de la plusvalía que el capital cedía a la clase trabajadora europea para poner en píe los Estados del Bienestar era compensada con una sobreexplotación desde el centro a la periferia del sistema capitalista.

Para ganar espacios de poder o frenar tentativas de recortes de conquistas sociales a las izquierdas les bastaba esgrimir amenazas de movilización sindical. El capital solía ceder en las migajas para no poner en peligro el mantenimiento de altos niveles de beneficio empresarial.

Eran tiempos en los que frente a la “planificación económica socialista” se aplicaba la “planificación económica capitalista” o el llamado capitalismo monopolista de Estado. El capitalismo trataba de mostrarse inmune a y superador de sus crisis del pasado.

Durante decenios el invento funcionó. Las izquierdas jugaron a ser gestoras, según su nivel de representación electoral y su capacidad de presión sindical y, en mucha menor medida, política. Tampoco querían forzar nada. 

Mientras tanto el discurso pseudoizquierdista coincidía con el de los reformistas en que la clase trabajadora se había aburguesado. A los segundos se les escapaba que ellos se habían convertido en aristocracia obrera que decía representar a los trabajadores pero cada vez lo hacía más a los intereses de las mal llamadas clases medias. Los primeros olvidaban que para hablar de la realidad de la clase trabajadora no está de más vivir sus vidas y su intrahistoria y no las de la pequeña burguesía pseudoradical. 

Pero llegó el primer capítulo -crisis de 1973- de una larga serie de crisis capitalistas que desde entonces se han producido en distintas partes del planeta y han replicado en otras o que se expandían en fuertes sacudidas de intensidad creciente y mundial. Lo que en aquél momento era presentado como crisis energética (del petróleo) pronto se vería que expresaba los límites de crecimiento sistémico y de realización del capital.  

Y las “izquierdas” no supieron responder en aquél momento:
El capitalismo, con la complicidad de las políticas gubernamentales comenzó su desregulación y los Estados empezaron a perder el control del sistema financiero internacional y comercial, a producirse la deslocalización de empresas, la brutal inmersión en la economía sumergida, con la consiguiente pérdida de derechos del trabajador, el inicio del desmonte del Estado del Bienestar en países como Gran Bretaña, las primeras reformas liberalizadoras de los sistemas públicos de pensiones y de la sanidad.

Este ataque brutal de hoy a lo público en realidad comenzó 40 años atrás en Europa, sólo que los españoles comenzamos a extender el Estado del Bienestar ya con fuertes influencias de los intereses privados cuando en el Viejo Continente comenzaba su desmonte. 

Las huelgas sindicales en los países europeos de los años 70-80 y de parte de los 90 del pasado siglo fueron ante todo resistenciales: de defensa de la estabilidad en el empleo, de los derechos sociales y básicamente salariales, por la pérdida de capacidad adquisitiva que entonces ya se estaba produciendo en términos relativos. 

Las izquierdas se fueron tornando más y más reformistas. La vieja socialdemocracia europea se hizo social-liberal y admitió el decálogo de la competitividad, de la alianza de lo público con lo privado y de las incipientes políticas de austeridad y realismo económicos. Laboristas y socialistas franceses darían la puntilla al reformismo “progresista” de unos PPSS cuyo objetivo era volver a ocupar los gobiernos, si bien como zombies, desde entonces, sin proyecto alguno. Los partidos comunistas se hicieron ya abiertamente socialdemócratas (años del eurocomunismo) y trataron de competir con los ex socialistas en un espacio político-electoral cada vez más plano y estrecho dentro de un institucionalismo que cada vez gestionaba menos -caminábamos sin prisa pero sin pausa hacia el Estado mínimo- y más justificador de  políticas antiobreras. 

Derrotados los sectores históricos, más organizados, conscientes, sindicalizados y con mayor capacidad de movilización de la clase trabajadora (ejemplo de las huelgas de mineros y ferroviarios británicos), el movimiento obrero y las organizaciones de la izquierda política comenzarían ya a entrar en una espiral de desconcierto, renuncias, crisis y virajes tacticistas sin respuesta estratégica que han llevado hasta la debacle agonizante de las izquierdas de hoy.

En todo el período desde el inicio de la crisis del 73 hasta nuestros días, frente al sindicalismo reformista de la CES, el alternativismo sindical europeo ha sido incapaz, salvo excepciones particulares, de erigir un modelo de organizaciones de trabajadores amplio, sólido y con presencia significativa en una clase trabajadora que se ha ido ampliando pero, a la vez, descentralizando en unidades productivas mucho más reducidas que las del “obrero masa” de las grandes concentraciones fabriles.  

Las llamadas izquierdas radicales o alternativas acabarían pasando desde el 68 pequeñoburgués a un variado abanico de posiciones -situacionismo, violencia urbana, radicalismo democrático, intelectualismo, obrerismo nominal sin anclaje real, movimientismo,...- para finalmente caer la mayoría de ellos en un radicalismo verbal de tipo interclasista y antiglobalización que convirtió a una parte de ellos antes en coordinadora de movimientos sociales transversales que en organizaciones de clase y de vanguardia.

En la izquierda revolucionaria de cultura política más dogmática sólo sobrevivieron como opciones con posibilidad de resistencia las que se asentaron sólidamente en sindicalismos combativos, en su anclaje como organizaciones de clase, en una cultura de resistencia al capitalismo y en tradiciones societarias que mantuvieran la conciencia de clase en determinados segmentos de los trabajadores. 

La perdida de iniciativa de la clase trabajadora europea en las luchas de clases de los años 70-80 y 90 del pasado siglo tendría un momento especialmente significativo en torno a la aprobación del Tratado de Maastrich de la Unión Europea y ello por diversas factores, todos ellos de gran relevancia:

a) Porque constituía un momento de inflexión especialmente importante en cuanto a la pérdida de soberanía de los Estados respecto a la UE, lo que habría de crear especiales dificultades al movimiento obrero europeo, apenas articulado a nivel continental, y de las posibilidades de actuación desde los gobiernos de los países miembros para unas izquierdas reformistas débilmente coordinadas en el mismo plano supranacional

b) Porque conllevaba un salto cualitativo enorme que acentuaba el carácter de Europa de los mercaderes que ya tenía de origen la  UE y la subordinación de la unión política a unos objetivos económicos del gran capital.

c) Por la ceguera en unos casos de la gran mayoría de la la izquierda reformista europea, aceptación en otros e incapacidad de movilización continental y de alternativa política global del conjunto de las izquierdas frente a la estrategia de los capitalistas europeos y sus gobiernos conservadores y social-liberales.

d) Por las consecuencias posteriores que dicho tratado tendría con posterioridad en lo relativo al Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la UE, al Tratado de Lisboa, el BCE, la instauración del euro y las sucesivas Cumbres de jefes de Estado europeos auténticos pilares de las políticas de austeridad, recortes sociales y salariales y desmonte de los Estados del Bienestar europeos, impulsadas desde la fase de la crisis capitalista de los años 90 del pasado siglo hasta nuestros días.

Durante todo este período, caracterizado por la pérdida de iniciativa de las antaño organizaciones de “izquierdas” y del movimiento sindical y la consiguiente recuperación de la hegemonía del capital en la lucha de clases, se habían producido importantes transformaciones sociales, económicas y políticas entre las que cabe destacar: la privatización de las grandes empresas públicas de los Estados, la ruptura de la homogeneidad estructural de la clase trabajadora, una paulatina pérdida de capacidad adquisitiva de los salarios en términos relativos, una tendencia hacia la salarización y pérdida de estatus de determinados sectores profesionales, el inicio de la entrada paulatina de capital privado en el espacio de los servicios sociales, los primeros ataques al pacto social en las negociaciones colectivas entre trabajo y capital en las grandes corporaciones europeas, la desregulación y flexibilización del mercado laboral, la externalización de ramas enteras de la producción industrial y de los servicios, la deslocalización de las grandes multinacionales en Europa hacia Asía principalmente, el cambio de la arquitectura legal europea y su consiguiente repercusión en los marcos legales que sustentaban los modelos de constituciones con contenido social en los Estados miembros de la UE, la tendencia hacia un incremento del paro que se iría haciendo paulatinamente estructural,...

Por el camino los partidos socialdemócratas se habían convertido ya en partidos social-liberales y estos finalmente en partidos de centro y centro-derecha en la práctica. Los partidos comunistas, golpeados en su psicología política por el fin del socialismo real en el este de Europa y la disolución de la URSS, intentaban resituarse hacia la derecha, tratando de ocupar el espacio político de los ex PPSS, con más fracaso electoral que éxito y el alternativismo a su izquierda era ya una especie de mezcla de socialdemocracia y radicalismo al estilo del antiguo Partido Radical Italiano de Panella y Bonino.

Todos ellos habían ido siendo cada vez menos representantes de los intereses de la clase trabajadora para dirigirse hacia un electorado interclasista, a “toda la sociedad” (los PPSS), pivotando centralmente sobre los sectores profesionales asalariados, el funcionariado y la pequeña y mediana burguesías. En la práctica, las “izquierdas gobernantes”, en realidad ex izquierdas, lo hacían ya de facto para los intereses del gran capital, combinando estos con algunos guiños a sus electorados de rentas medias y medias-bajas.  

A partir de aquí se inicia la imparable agonía de las izquierdas europeas: 
Y llegó la crisis de finales de 2007 y las izquierdas, que se habían hecho conservadoras para mantener sus posibilidades de gobierno y ser aceptadas por los poderes reales del capital, se encontraron ante la gran paradoja de la mayor crisis estructural del capitalismo que, sin embargo, desaprovecharon sin recuperar la iniciativa de lucha social y política. 

Pero ¿porqué han fracasado las izquierdas en su papel transformador al menos durante estos 7 últimos años de la crisis capitalista mundial que afecta a Europa?

La respuesta no es sencilla y, por mi parte, evitare caer en la simpleza de los calificativos morales, tan aplaudidos ahora por la masa airada, porque sirven para desahogarse al que los emite y para lograr el aplauso fácil pero son inútiles para comprender la realidad y para cambiarla.

En cualquier caso, y con la conciencia de que el listado es inevitablemente incompleto, las razones del fracaso de las izquierdas en su respuesta ante la crisis capitalista son múltiples:

1.- Los Partidos de nombre Socialista, que ya están dejando de gobernar en casi toda Europa, siguen pensando en los gobiernos como palancas de acción política cuando ya hace mucho tiempo que ha muerto la escasa autonomía de la política sobre la economía. Hoy los gobiernos y los Estados carecen de mecanismos para impedir los paraísos fiscales, la deslocalización de las grandes corporaciones empresariales (salvo dando todas las facilidades fiscales, bajos salarios y despido libre) o la capacidad coercitiva de una fiscalidad realmente progresiva, si quieren permanecer en los gobiernos y no caer rápidamente por la presión del capital y sus múltiples medios.

2.-No existe un espacio para políticas económicas socialdemócratas, ya sean de los PPSS o cualesquiera otras organizaciones a su izquierda porque las políticas socialdemócratas de tipo keynesiano exigen un  pacto social entre trabajo y capital que éste ya no necesita porque está ganando la lucha de clases por goleada.

3.-Las ex izquierdas que han gobernado durante este último período de crisis han realizado políticas económicas propias de las derechas liberales, lo que les ha extrañado de su base social original, la clase trabajadora, y también de aquellas en las que luego se asentaron, las llamadas clases medias. Ello ha impedido una conexión con sectores populares que esas ex izquierdas pudieran haber utilizado como aliados de presión y movilización para enfrentar un contrapoder a la hegemonía de fuerzas del capital y suavizar en alguna medida dicha coacción. 

4.-Por otro lado, esta posible estrategia hubiera exigido una escalada de tensión social que las izquierdas con posibilidad de alcanzar los gobiernos no estaban dispuestas a asumir en toda la radicalidad que la dinámica de lucha de clases les hubiera podido llegar a exigir. Las izquierdas políticas, pasadas o presentes, se han hecho temerosas, gestoras en sus declinantes espacios de gobierno y conservadoras como consecuencia de la función que se niegan a sí mismas.

5.-Los sindicatos reformistas agrupan a la mayor parte de la clase trabajadora organizada y actúan como freno a una dinámica de movilización sostenida en el tiempo, entre otros motivos porque carecen de perspectiva y estrategia en cuanto al modo de lograr unos objetivos siquiera de reparto de la carga de la crisis que dicen pretender. Pero también porque temen que, si se radicalizan, tras años de sindicalismo de concertación y paz social, sus bases no les sigan ante la capacidad de imposición y chantaje de los empresarios. El descrédito creciente que han ido acumulando les impide recuperar unas energías que están perdiendo a chorros. Y la posibilidad de realizar sindicalismo en las pequeñas empresas y en la economía sumergida es realmente difícil.  

6.-Ante la evidencia de la dificultad de movilizar a la clase trabajadora golpeando contra la producción, cuando el consumo presenta una línea plana, los sectores a la izquierda de los PPSS han establecido programas de acción política dirigida hacia lo institucional y el énfasis en el déficit democrático de los Estados y las sociedades, vinculando Estado de Bienestar con democracia, lo que sólo es parcialmente cierto, y planteando estrategias constituyentes que alteren la correlación de fuerzas sociales, mediante un bloque antihegemónico al capital (al que no suele apenas aludirse en los programas ni en las consignas de lucha sino a los Gobiernos), y conformen un nuevo régimen de partidos. Pero éste es  un camino cerrado por varios motivos:

6.1) Vuelve a repetir el esquema erróneo del fetichismo parlamentarista y la acción institucional como mecanismos de cambio político, cuando es evidente que gobiernos y Estados perdieron hace mucho las palancas de acción sobre la economía y cuando los países han perdido en gran medida su antonomía frente al BCE, la UE y las grandes corporaciones multinacionales.

6.2) Para que un esquema de acción política reformista de este tipo tuviera al menos una mínima posibilidad de éxito habría necesitado de una movilización sin precedentes en masividad y sostenimiento en el tiempo en estos años de crisis capitalista pero la realidad es que la movilización social se ha venido abajo. La clase trabajadora, que es la única que podría aportar esa masividad, no siente que los 15M, los Jaques al Rey, los 25-S, las exigencias de más democracia, de denuncia contra la corrupción o los cansinos discursos anticasta vayan a resolver los problemas de 6 millones de parados o la situación bajo el umbral de pobreza del 21% de la población española. Saben que la respuesta a sus necesidades tiene una expresión claramente económica y no de nueva política institucional. Y ello supone dar alternativas al capitalismo; alternativas a las que casi nadie se atreve a dar nombre porque eso de “otro sistema” o de “sociedad postcapitalista” suenan a fraude porque no significan nada y lo de “economía del bien común”, el “procomún”, la “economía colaborativa” y demás conceptos no les llegan a la clase trabajadora y, si les llegasen, probablemente los vería como ideas bienintencionadas, con ruido pero sin las nueces que impliquen una auténtica redistribución de la riqueza que resuelva  sus situaciones vitales.

6.3) Pero además esa capacidad de movilización sin precedentes tendría, para tener alguna posibilidad de imponerse sobre la férrea voluntad del capital, que estar dispuesta a llegar hasta el choque de trenes. Ello supone dejar claro que se asume llevar a cabo posiciones de fuerza hasta un grado cuasi-insurrecional. Pero lo que hoy repite el reformismo como un mantra es que las revoluciones y las tomas de la Bastilla pasaron a la historia.

7.-Mientras los dirigentes y los partidos de las ex izquierdas o de las izquierdas reformistas mantengan intereses personales o de grupo vinculados de algún modo con los del capital serán vistos como parte del sistema. No voy a volver entrar en la cuestión de las tarjetas black de Bankia porque es un asunto muy obvio en relación con lo que digo.

Prefiero hablar del hecho de que Alexis Tsipras, Presidente de Syriza, la principal organización del Partido de la Izquierda Europea, al que pertenecen tanto IU como Podemos, haya sido patrocinado, pagado su viaje y estancia en USA por "The Institute For New Economic Thinking" (INET) del bimillonario, buitre especulador financiero internacional, promotor de revoluciones de colores como la de Maidan en Ucrania, de movimientos reaccionarios y secretos como Otpor y “benefactor” de las izquierdas reformistas mundiales (también, entre otros, del Transnational Institute de Susan Georges), George Soros. 

Espero que ningún lector pretenda tomarme por bobo de solemnidad y contarme aquello de que los servicios secretos alemanes durante la I GM y en colaboración con Alexander Helphand, el millonario marxista, más conocido como Parvus, permitieron que un tren blindado atravesara Alemania con Lenin y otros camaradas bolcheviques hasta la Estación de Finlandia en Petrogrado y que eso no comprometía en absoluto a Lenin porque la cuestión primera no tiene punto de comparación con la segunda. 

Soros no es marxista como era Parvus sino un intrigante criminal que además con sus especulaciones ha provocado la ruina de miles de familias en el mundo y Tsipras no va a hacer una revolución comunista en Grecia sino a  establecer un gobierno socialdemócrata de corte kesynesiano, cuyos límites ya pactó en su día con Alemania y con buena parte de los embajadores de países de la UE en Atenas, y es partidario de los eurobonos en cuya emisión está particularmente interesado George Soros, el hombre que en su día hundió la libra esterlina y que provocó la crisis financiera de los Tigres Asiáticos. 

No, lo que hizo el señor Tsipras se parece, mucho más que al tren blindado que llegó con Lenin a la Rusia revolucionaria, al viaje de Santiago Carrillo en 1977 a la Universidad de Yale en USA. Los viajes de Tsipras y de Carrillo representaron su homologación por el imperio como izquierdas “serias y sensatas” y el deseo de ambos de tranquilizar al corazón del sistema capitalista mundial, afirmando que no caerían en aventuras revolucionarias ni arriesgadas. Meras abejas sin aguijón.

No quiero saber a qué otras organizaciones del Partido de la Izquierda Europea alcanzan el largo brazo de las decenas de “ONGs” injerencistas que maneja el señor Soros, las cuáles indefectiblemente acaban en los servicios secretos USA, pero temo que acabaré sabiéndolo, que acabaremos muchos sabiéndolo, excepto aquellos que nunca quieren saber nada que rompa su “ilusión” o pueda decepcionarles. 

La izquierda que un día fue reformista hace tiempo que ya es sólo derecha democrática. La izquierda que un día fue comunista hace mucho que se transformó en socialdemocracia. Una parte de la que que en su día fue izquierda radical es hoy también socialdemocracia con un neolenguaje transformista y extraño y unas derivaciones francamente peligrosas hacia un populismo que aún no sabemos en qué acabará. Pero ninguna de ellas  es ya motor de revolución social ni bandera de la clase trabajadora. 

En su lugar son los populismos, las extremas derechas y los neofascismos los que hoy levantan la bandera de la rabia, de una rabia que, de nuevo, será empleada contra los trabajadores. Mientras, las izquierdas agonizan defendiendo los intereses de unas clases medias que, temerosas por su pérdida de estatus, se rebelan para no proletarizarse, sin comprender que no pueden ser motor de cambio porque el que desean mira a un pasado que no volverá, sus demandas empiezan y acaban en una clase que sólo se mira a sí mima, y tampoco se reconocen en esas izquierdas porque lo que queda de ellas ni siquiera es capaz de garantizarles su continuidad como estrato; algo que, de cualquier modo, el capitalismo hará desaparecer en una dualización cada vez más radical entre poseedores y desposeídos. Pero no se sienten explotados -a lo sumo expropiados, algo muy distinto- porque su cultura política y vivencial de origen es otra. Hasta el trabajador menos consciente sabe, en cambio, qué es ser explotado porque lo vive desde su propia condición aunque ello, en la mayoría de los casos, no le permita por si sólo elevarse a un nivel de conciencia política superior que sólo la organización colectiva de la propuesta puede aportarle. 

Las izquierdas, entendidas en su sentido histórico y matriz corren el peligro de desaparecer de Europa porque se han negado a sí mismas y sienten vergüenza y miedo al futuro en lugar de levantar sus banderas caídas y agitarlas con la energía emancipadora de quienes saben que el futuro les pertenece.

No ha muerto la idea de lo que representa la izquierda. No ha muerto su significado de igualdad, fraternidad, esperanza emancipadora, racionalidad, justicia y libertad. Habita en la mente de los encadenados, como concepto muy básico y primitivo, como conciencia de que sigue habiendo oprimidos y opresores.

Pero si esas ideas básicas, esos reflejos instintivos de base moral, no toman cuerpo organizado, forma estructurada de proyecto y lugar en la barricada, permanecerán flotando en el inconsciente colectivo y en la aspiración personal de los sueños humanos sin posibilidad de llegar a materializarse en un futuro.   

Ante este panorama tan desolador, de nuevo es pertinente la pregunta ¿Qué hacer?      
Desde la más plena conciencia de las limitaciones de quien esto escribe, siento el casi irrefrenable deseo de responder al perenne interrogante leninista con un atropellado “todo lo contrario de lo hecho en los últimos 40-50 años”.

Pero, además de que ello sería falso y enormemente injusto porque en este tiempo también se dieron luchas, expresiones y formas válidas y enriquecedoras como aprendizajes para el presente y el mañana, una respuesta así sería algo inútil, un mero desahogo que de muy poco sirve porque la negación es sólo el primer nivel de la conciencia, aquella que nos permite saber qué rechazamos, pero carece de la utilidad para construir a partir de propuestas concretas que nos permitan saber qué queremos ser y a dónde queremos ir. 

No me dirijo a los dirigentes de las organizaciones de izquierdas. Es inútil. Se que la gran mayoría de ellos ni me leen ni comparten mi diagnóstico, atrapados entre su electoralismo de cortos vuelos, su sectarismo particular o su diagnóstico de que el diluvio de esta crisis capitalista capeará y será posible volver a los viejos tiempos de la abundancia, o bien que si estamos ante la gran crisis capitalista sólo hay que sentarse y ver pasar el cadáver del enemigo, mientras es el propio el que se descompone.

Me dirijo a la mayor parte de sus militancias, a quienes están dispuestos a volver a empezar, conservando los mejores aprendizajes del pasado y sin medio a experimentar de nuevo, a los que no son miembros de ninguna organización pero se consideran de izquierda y, como a mí mismo me pasa también, no se reconocen en las izquierdas actualmente existentes y mucho menos en los telepredicadores de ilusión que se dedican a vender humo envuelto en consignas fáciles más cercanas a un libro de autoayuda inmediato que a un tratamiento de la enfermedad que a todos nos devora. 

Trataré de apuntar algunas cuestiones que considero claves para empezar a caminar, mientras se continúa en la pelea cotidiana. Un camino que será inevitablemente lento porque lo desandado y destruido es mucho. 

Entre esas claves para recuperar la identidad y la función de la izquierda que, a la altura de los tiempos sólo veo posible si es revolucionaria, porque el reformismo es un camino cerrado, creo necesarias las siguientes:

  • Recuperar la lucha ideológica como elemento central de la acción política. Posiblemente nunca como hoy los reaccionarios, la derecha política, el pensamiento teórico y la propaganda del capitalismo hayan llevado una iniciativa tan ventajosa frente a quienes defendemos la lucha de clases y un proyecto de sociedad socialista. Dispone de medios, fundaciones, aparatos ideológicos, educativos, religión, transmisión a través de la cultura y el ocio, etc. La pedagogía político-ideológica revolucionaria necesita ser sencilla a la vez que muy explicativa, muy apegada a la realidad, donde la teoría encaje como elemento elucidatorio y no como listado de consignas y dogmas, como textos de difícil comprensión o como “literatura” pedante del neolenguaje que ahora tanto se prodiga. 
  • Invertir un esfuerzo especial en la formación de cuadros militantes de la organización. Siempre fue fundamental para el partido revolucionario formar intelectualmente a sus miembros en aspectos políticos, económicos, culturales, filosóficos,... para invertir esos cuadros en un trabajo como activistas capacitados que transmitan reflexiva y críticamente sus posiciones y las de su organización en el entorno social (frentes de lucha, movimientos sociales, relaciones personales,...) donde desarrollan sus actividades militantes y dentro de la propia organización, enriqueciéndola y siendo dinamizadores de la misma. Hoy el cuadro político y la formación de cuadros son más necesarios que nunca. Y ese esfuerzo de formación ha de ser aún mayor. Aunque la comunicación capitalista ha transformado a las personas en consumidores de un discurso previamente elaborado por los transmisores de la ideología dominante, la realidad es que las personas hoy son menos ignorantes que hace 40 años y requieren respuestas menos simplistas en la comunicación interpersonal. Desde los medios de comunicación del capital y sus aparatos ideológicos la falacia de la idea simplista, lanzada como un trallazo y repetida obsesiva y sistemáticamente acaba operando como verdad indiscutible. Pero en la comunicación del tú a tú, donde el cuadro político puede operar con mayor éxito, es fundamental su capacidad para responder a preguntas más complejas y menos evidentes. El cuadro político no puede ser formado dogmática sino crítica y reflexivamente, de modo que pueda elaborar por sí mismo, aunque dentro de la corriente de pensamiento de la organización, y contribuir a renovar permanentemente la tensión necesaria entre teoría y praxis, base de un marxismo vivo. 
  • Superar el concepto de partido de masas para recuperar el del partido de cuadros. La dinámica política, social e histórica de los partidos políticos actuales demuestra que las organizaciones de masas son inoperantes porque acumulan afiliados sin que muchos de ellos lleguen a dar el salto a un compromiso activo tan necesario hoy y, a su vez, tienden a fomentar la figura del afilado acrítico, poco formado pero con exceso de devoción de partido, propio de quien suple su escasa formación con un dogmatismo derivado de la fe casi religiosa y no de la reflexión y el debate colectivos. En el sentido práctico, el afiliado pasivo sólo es un proveedor de cuotas y una persona que suma muy poco a la energía colectiva de la organización.    
  • Afirmar las organizaciones como partidos de la clase trabajadora, abandonando un ciudadanismo interclasista que pretende representar a todos (pueblo, ciudadanos) desde donde no es posible apuntar a unas contradicciones de clase que son la base de una lucha anticapitalista real. Pero la condición de partido de clase no debe quedarse en una declaración de principios. No se trata de recuperar la idea de clase como consigna sino de hacerla real. Un partido de izquierda para los trabajadores debe volver al centro de trabajo como espacio en el que conectar con la realidad del mundo obrero, al escenario que aporta toda la realidad de una explotación a partir de la que puede hacerse pedagogía concienciadora.
  • Pero ese asentamiento en el principal espacio de las contradicciones sociales del capitalismo, la empresa (con el reconocimiento de la dificultad que encontraron en el pasado quienes hicieron esto mismo y la añadida de que hoy las empresas son mucho más pequeñas), es también un espacio de aprendizaje para el militante revolucionario y su organización, al acercarle a la realidad de la vida del trabajador, a las limitaciones de su conciencia política, a sus esperanzas y miedos, a su desconfianza hacia el compromiso o a su necesidad de sentirse colectivo para defenderse, aún cuando él mismo no llegue a comprenderlo. Quien piense que ese trabajo es arduo e inútil o que los trabajadores están tan alienados de su realidad que no hay modo de hacer labor militante con ellos, que se vaya con quienes creen que la conciencia política se adquiere en las tertulias televisivas porque de militante revolucionario tiene muy poco ya que se niega a operar en el terreno de lo concreto. No es aceptable que hoy sea más difícil hacer labor política que en el siglo XIX cuando no había televisión ni ocio pero sí analfabetismo, ignorancia profunda, religión alienante, temor al patrón y dura represión hacia la labor agitativa; peor incluso que hoy, pero entonces se hacía. Quizá el éxito consistía en que el militante revolucionario escuchaba sin anteojeras y sin llevar ya cargada la escopeta con el consignazo antes de escuchar. Sabiendo que en la relación dialéctica con nuestra clase hay un aprendizaje mutuo, que es el que enriquece la labor de concienciación. En un marco como el laboral, frente al reformismo sindical imperante es un error canalizar la actuación militante sólo desde el mundo sindical.
  • Prolongar la labor militante entre nuestra clase más allá del mundo del trabajo. Desde los ateneos populares que ya existen hasta el mundo del asociacionismo solidario de clase. La crisis económica es una oportunidad que puede ser especialmente fértil para formar los lazos de solidaridad buscando recrear los aprendizajes de las sociedades de socorros mutuos, las mutualidades obreras, las experiencias del Socorro Rojo...actualizando sus formas a las necesidades y condiciones de hoy. Se están llevando a cabo muchas experiencias de este tipo pero, en mi opinión, algunas de ellas muy desconectadas de una labor ideológica o con una matriz política muy ciudadanista y desde el discurso interclasista de “la gente” y el buenismo naïf. 
  • Priorizar, no sólo por economía de medios y limitación de las capacidades humanas, el trabajo en los frentes de lucha y movimientos con mayor potencial anticapitalista. No se trata de abandonar otros espacios de lucha sino de tener claro cuáles ofrecen por su naturaleza o posibilidad de orientación un mayor posibilidad de hacer un trabajo militante en el que prosperen las ideas socialistas.
  • Emplear toda la fuerza de la crítica económica que conlleva la denuncia de lo que representa el capitalismo para para la vida de la clase trabajadora y de la humanidad en general en punto de arranque que eleve esa crítica a un nivel de negación y de conciencia superior, con el finde que sea posible hacer deseable la necesidad de socialismo.
  • Generar argumentario y elaboración política que contribuyan a desarmar la propaganda anticomunista de la derecha y a potenciar el atractivo del socialismo como proyecto. Es necesario que las organizaciones revolucionarias sean capaces de abanderar la rabia de la protesta social pero también que esa rabia vaya acompañada de una idea clara, sincera y categórica, que no oculte lo que somos y a lo que aspiramos sino que lo explicite con claridad. Del mismo modo, es necesario que el proyecto de sociedad socialista muestre sin ambages su compromiso con las mismas libertades democráticas que exigimos para nosotros mismos y que tengamos la valentía de defender los elementos positivos, que fueron enormes, de las experiencias socialistas anteriores, sin negar los errores, pero destacando aspectos atractivos como las formas de democracia obrera en la organización del trabajo y la toma de decisiones, las experiencias como la autogestión, los consejos obreros y los soviets, etc y toda la cobertura y protección social que las experiencias de socialismo en el pasado dieron a sus sociedades desde la niñez a la vejez, mientras hoy la destrucción de las conquistas de la clase trabajadora por el capitalismo la devuelve a marchas aceleradas a una proletarización de sus condiciones de vida propia del siglo XIX.
  • Plantear la línea política de un partido revolucionario actual desde la amplia avenida del marxismo abierto, superador de las callejuelas sectarias de las distintas capillitas y hasta callejones sin salida en que la dogmática de sus ortodoxias negadoras de su esencia lo ha convertido. Es necesario recuperar un  marxismo sin guiones que por su propia naturaleza es revolucionario, sin necesidad de añadirle listas de apellidos que lo encajonen o lo limiten. La importancia de otros pensadores marxistas fue la de continuar aportando a un acervo que debe ser común. Ello no significa negar las corrientes internas de la organización sino entenderlas como enriquecimiento colectivo del pensamiento e intercambio de perspectivas respetuoso y leal; nunca como coartadas para cuotas de poder interno o para ajustes de cuentas que tanto daño han hecho al pensamiento y a las organizaciones de izquierda revolucionaria.       

Seguramente este listado de enunciados sea menos que insuficiente, le falten muchos otros elementos, posiblemente haya a quienes no les convenzan, otros los considerarán irrelevantes pero quiere ser una contribución al objetivo de buscar la identidad perdida de la izquierda para que ésta pueda volverse a afirmar en el sentido de las palabras finales que escribió en la última noche de su vida Rosa Luxemburgo:

“¡El orden reina en Berlín!' ¡Estúpidos secuaces! Vuestro 'orden' está construido sobre la arena. Mañana la revolución se levantará vibrante y anunciará con su fanfarria, para terror vuestro: ¡Yo fui, yo soy, y yo seré!”